Categorías
Arte y Media
Arte y Media
Artes escénicas
Artes escénicas
Casa y Jardín
Casa y Jardín
Cuerpo y Mente
Cuerpo y Mente
Cuidados Personales y Estilo
Cuidados Personales y Estilo
Deporte
Deporte
Educación
Educación
Familia
Familia
Fiestas y Celebraciones
Fiestas y Celebraciones
Gastronomía
Gastronomía
Hobbies
Hobbies
Mascotas
Mascotas
Medioambiente
Medioambiente
Motor
Motor
Salud y Nutrición
Salud y Nutrición
Tecnología
Tecnología
Viajes
Viajes

Fular - Cruz envolvente

En este vídeo nuestra experta en puericultura te enseña cómo llevar a tu bebé en un fular usando la técnica de Cruz envolvente

Transcripción del vídeo

Hola soy Verónica Castrillejo y soy la fundadora del portal www.instintomaternal.com y desde este canal vamos a intentar ofreceros una serie de consejos para el cuidado del bebé.
Hoy vamos a colocar un fular y vamos a hacer una cruz envolvente, con un bebé pequeño.
Partimos de la base de buscar el centro del fular, en ocasiones está marcado con una etiqueta, otras el fabricante lo que hace es marcar con una línea
Pues colocamos el centro del fular, pasamos un extremo por debajo del brazo, por detrás de la espalda y por encima del hombro contrario, para que quede la tela bien estirada y sin retorcerse.
Hacemos lo mismo con el otro lado, debajo del codo, por detrás de la espalda, y por encima del hombro contrario.
Nos aseguramos de que la tela haya quedado bien estirada en la espalda para que nos resulte más cómodo.
Ahora vamos a meter al bebé por aquí y le vamos a ajustar la tela por encima. Siempre que vamos a poner al bebé en cualquier portabebés la posición es el bebé cargado al hombro y le vamos deslizando hacia abajo. Pasamos sus piernas, vamos cubriendo el cuerpo con la tela...
Como es un bebé chiquitín le vamos a cubrir hasta el cuello, hasta la altura del cuello, vamos a dejar los brazos por dentro.
Colocamos bien de tela hasta por debajo del culete del bebé, por detrás de las rodillas, para asegurarnos la flexión de sus piernas.
Y ahora sujetamos el cuerpo del bebé con el antebrazo y la mano, y con la otra mano vamos a ir tensando la tela por franjas. De esta manera cuando tiramos de un extremo va ajustando de un extremo, y cuando vamos ajustando por franjas, va ajustando sobre el cuerpo del bebé.
Cuando vemos que ya está bien ajustado lo sujetamos con las piernas, y procedemos a ajustar el otro lado. Vamos tirando igualmente por franjas para que la tela quede bien tensa, bien ajustada.
El bebé tiene que quedar siempre pegadito. No puede quedar colgando, porque entonces el bebé no va cómodo, nosotros no vamos cómodos y no es una cosa tan segura.
Una vez que tenemos ya ajustado bien, nos terminamos de acomodar la espalda, y ahora pasamos uno de los extremos por debajo de la pierna contraria del bebé y lo echamos hacia atrás, y hacemos lo mismo con el otro.
Y ya anudamos en la espalda. Hacemos dos nudos.
Ahora podemos, si es verano y no queremos que el bebé pase mucho calor, abriendo las tiras el bebé estará cubierto nada más por una capa de tela, pero si hace frío y preferimos que el bebé vaya más abrigado podemos abrir la tela, por los dos lados y así irá tapado por tres capitas de tela y además podremos cubrirle la cabeza si se queda dormido.
Si la tela nos queda muy estirada hacia abajo del hombro y nos impide la movilidad del brazo, podemos subirla, que no modificaremos la tensión de la tela, pero nos permitirá más movilidad.
Y así estamos listos para salir de paseo.