Categorías
Arte y Media
Arte y Media
Artes escénicas
Artes escénicas
Casa y Jardín
Casa y Jardín
Cuerpo y Mente
Cuerpo y Mente
Cuidados Personales y Estilo
Cuidados Personales y Estilo
Deporte
Deporte
Educación
Educación
Familia
Familia
Fiestas y Celebraciones
Fiestas y Celebraciones
Gastronomía
Gastronomía
Hobbies
Hobbies
Mascotas
Mascotas
Medioambiente
Medioambiente
Motor
Motor
Salud y Nutrición
Salud y Nutrición
Tecnología
Tecnología
Viajes
Viajes

Cuidados de una Orquídea Vanda

En este vídeo David Ruíz, de Cultura de Flor, te enseñará los cuidados básicos de una Orquídea Vanda. Cosas, como la conservación y riego de esta orquídea aérea que te ayudarán a tenerla bien cuidada y con buen aspecto.

Transcripción del vídeo

Hola, soy David Ruiz, el florista de Cultura de Flor y os voy a enseñar unos trucos para que cuideís vuestras plantas y flores
En este vídeo vamos a hablar de orquídeas, pero en este caso de otra orquídea, de la orquídea vanda. En el vídeo anterior hablamos de la orquídea phalaenopsis, y en este vídeo vamos a hablar de la orquídea vanda.
La orquídea vanda se caracteriza por ser una orquídea aérea, que tiene todas las raíces al aire, también se pueden plantar en tierra, pero particularmente es una orquídea que la gusta mucho más tener las raíces al aire.
Es una orquídea originaria del himalaya y del sur de China o del norte de Australia, donde también se dan bastante.
Es una orquídea, que la verdad, es muy fácil de conservar, no es una orquídea muy difícil. Para ella necesitaremos dos cosas:
Primero, si la queremos tener en un sitio estable, como puede ser una sala o un dormitorio, necesitaríamos un jarrón, un jarrón, a poder ser, de cristal.
En el introduciremos la vanda, se quedará así a media altura, y así ella vive.
Ella vive del oxígeno y del agua. Para regarla, la orquídea vanda es muy fácil de regar, simplemente una vez a la semana hay que introducir agua...
Introducimos agua, y vemos como las raíces chupan o absorben ese agua y las orquídeas se caracterizan por tener siempre las raíces como blanquecinas.
Para saber que la orquídea está bien regada, necesitamos ver que las raíces son verdes, de un verde intenso, de un verde musgo, le echamos agua, y vemos como la raíz va absorbiendo la humedad, y se vuelven verdes. Una vez que están verdes, al cabo de media hora, incluso veremos que si sumergimos las raíces en el agua, suelta como una especie de pequeñas burbujitas, que es el oxígeno que la orquídea está expulsando para absorber el agua. Una vez que ha absorbido el agua, a la media hora, el agua lo retiramos.
Y una vez a la semana hacemos esa misma operación.
Luego es una planta a la que la gusta mucho, que la pulvericemos dos veces al día, porque es una orquídea que necesita una humedad de entre el 50% y el 60%, y una temperatura que nunca aumente de 16, ni baje de 13.