Categorías
Arte y Media
Arte y Media
Artes escénicas
Artes escénicas
Casa y Jardín
Casa y Jardín
Cuerpo y Mente
Cuerpo y Mente
Cuidados Personales y Estilo
Cuidados Personales y Estilo
Deporte
Deporte
Educación
Educación
Familia
Familia
Fiestas y Celebraciones
Fiestas y Celebraciones
Gastronomía
Gastronomía
Hobbies
Hobbies
Mascotas
Mascotas
Medioambiente
Medioambiente
Motor
Motor
Salud y Nutrición
Salud y Nutrición
Tecnología
Tecnología
Viajes
Viajes

Cómo hacían fuego nuestros antepasados prehistóricos

En este vídeo Eduardo Cerdá, desde los yacimientos arqueológicos de Atapuerca, nos enseña cómo los antiguos hombres de la prehistoria hacían fuego mediante el método de fricción de maderas.

Transcripción del vídeo

Hola, mi nombre es Eduardo Cerdá, trabajo en el yacimiento arqueológico de Atapuerca, y concretamente en el área de divulgación. Aquí en el parque arqueológico de Atapuerca divulgamos ciencia, y realizamos arqueología experimental.
Para lograr encender fuego hay diversas técnicas, hay muchas maneras, quizá la más llamativa sea el fuego por fricción de maderas.
Para ello lo que tenemos que utilizar es un material que tenemos aquí, que vamos a ir explicando lo que es, cómo se crea, cómo hay que prepararlo, ya que el fuego es muy exigente, y no se puede a la ligera tomar materiales aleatoriamente y tratar de utilizarlos, ni usar una técnica que no esté muy fundada y muy trabajada. De esa manera no conseguiremos nunca hacer fuego.
Lo primero que vamos a necesitar es una especie de taladro, es una rama de un árbol, que previamente hemos pelado con un trozo de sílex, y de esta manera hemos quitado toda la corteza y hemos suavizado los nudos, y con esto vamos a tratar de penetrar dentro de una tablilla.
La tablilla la tenemos aquí. Es de una madera distinta. En este caso cualquier madera arde por lo que cualquier madera sirve.
La preparación de los materiales se hace de la siguiente manera.
En el caso del taladro, vamos a coger nuestro sílex o nuestra navaja, y vamos a tener que apuntar los dos extremos del palo. En el primero, simplemente, vamos a ir eliminando toda la cornisa que nos va a aparecer, y darle punta, para que ésta pueda penetrar dentro de la tablilla. En el otro extremo también debemos sacarle punta porque jugará un papel muy importante.
A continuación, en la base, en la tablilla, vamos a crear una chimenea. Las chimeneas son estas aberturas donde se va a colocar el taladro, y donde yo voy a tener que generar mucho calor, para conseguir serrín, y a su vez que ese serrín consiga una temperatura suficientemente alta, como para que espontaneamente genere una brasa. Entonces lo primero que tenemos que hacer es crear esta abertura a mano. No se puede directamente empezar a friccionar aquí en el medio, ya que el propio proceso asfixiaría la brasa que pudiera salir. Debe tener una abertura, lo mismo que una chimenea, ésto de alguna manera sería el tiro, esta abertura. Entonces simplemente, con nuestra navaja, vamos a ir cortando, para hacer esta especie de V, que luego nos facilitará la creación del primer fuego. Bueno así tendríamos terminada la chimenea, tenemos esta abertura, nos faltaría aquí hacer un pequeño hueco, para marcar la guía por donde tiene que entrar el taladro. Y por aquí el taladro comenzaría a descender. Nosotros utilizaremos este segundo que hemos probado en otras ocasiones y que funciona muy bien, pero podemos comprobar que son exactamente lo mismo, una V donde el taladro ya ha empezado a penetrar, y donde podemos conseguir fácilmente una pequeña brasita.
Entonces los materiales que voy a utilizar son el taladro y la tablilla que ya conocemos, vamos a utilizar una costilla de un caballo y una cuerda de cáñamo, también vamos a utilizar una taba, lo que es el hueso del pie de una ternera, que lo utilizaremos para sujetar el taladro. El taladro coge muchísima temperatura, no se puede coger con la mano, no se puede sujetar, tenemos que ayudarnos con algo: una piedra hueca, una madera hueca, una taba son materiales perfectos Y por último recogeremos la brasa en esta escápula de cordero, es el omóplato, que tiene una parte plana idónea para recoger la brasa.
Antes de comenzar a hacer el proceso del fuego necesitamos algo para conseguir la llama porque yo con este proceso lo único que voy a conseguir es una brasa, una especie de cigarrillo encendido, eso no es fuego, no hay llama ahí. Necesitamos la llama para encender el hogar que tenemos delante. Para ello vamos a utilizar hierbas secas, esparto, para introducir las brasas que conseguiremos de este proceso. Entonces hacemos una especie de nido de pájaro, lo modelamos bien como si fuera de barro, se modela bien, se aplasta, sacamos la mano y ya tenemos una especie de nidito de paja. La nea es una planta que crece en los ríos en forma de puro, todo el mundo la ha visto alguna vez. bueno pues cuando se rompe el puro tenemos esta pelusita, pues esta pelusita es la que vamos a utilizar dentro del nido y la que ha de recoger la brasa que voy a hacer en el proceso de fricción.
Lo primero que vamos a hacer es mojar la cuerda bien. Tenemos la costilla y vamos a colocar lo primero la escápula bien asentada que es donde vamos a recoger la brasa. Después colocaremos la tablilla encima en este punto. A continuación entrelazamos el taladro con la cuerda, esto es muy importante, de esta manera conseguiremos tener bien sujeto el taladro y que éste empiece a girar. Lo veremos inmediatamente. Después pisamos con fuerza la tablilla para que no se mueva absolutamente nada. Y colocamos la punta del taladro en la boca de la chimenea. Claro yo aquí si cojo la mano me la atravieso, para eso me sirve la taba, de esta manera. Pues esto sería la forma de colocarse para hacer fuego.
Taladro, tablilla, taba... De esta manera empezaríamos a girar. Yo creo que se ve bien como el taladro va girando. Lo que tenemos que conseguir mediante este movimiento es conseguir serrín, ese serrín se va a ir desprendiendo del taladro y la tablilla y se va a depositar en la escápula que está debajo, entonces tendría que estar cogiendo cada vez más fuerza, cada vez más velocidad, el humo empezará a ascender, el serrín empezará a caer, y en ese momento, el momento de máxima rotación y máxima fuerza se va a oxigenar el serrín y va a ir cogiendo temperatura. Y cuando alcancemos la temperatura adecuada ese serrín generará una brasa. Hay que mantener siempre el taladro lo más recto posible, el cuerpo también, y la cuerda ha de ir siempre a la misma altura, de esa manera será más sencillo conseguir el objetivo. Por ahora lo que vamos es a empezar a calentar y a friccionar.
Pues ahora lo que hacemos, quitamos con suavidad la tabla, vemos el desgaste que se ha originado, Vemos el serrín que se ha desprendido y que espontaneamente ha encendido.
Ahora lo que tengo que hacer es introducir este serrín dentro del nido, y lógicamente después tocará soplar. Nos vamos a ayudar del taladro para centrar la brasa.
Vemos cómo la nea comienza a quemarse. La idea es que la nea se queme entera y pase a quemar el esparto, y cuando el esparto empiece a coger calor veremos un humo blanco muy denso y ahí es cuando hay que esforzarse en soplar mucho, para conseguir la llama.
Nos venimos a la hoguera, cogemos nuestro nido con cuidado... Y de esta manera hemos logrado encender fuego por fricción.
El fuego nos va a ayudar a muchas cosas, a cocinar los alimentos, de esa manera asimilar mejor la carne, sobre todo a alargar la luz del día. Cuando no había fuego al caer la noche no se veía nada, las gentes tenían que tirarse a dormir. Cuando tienes fuego tienes toda la luz que necesites todo el tiempo que quieras, y ahí es cuando las familias se sentaban alrededor del fuego en un círculo y se transmitía el conocimiento, se contaban cuentos, se contaban historias, las raíces de las personas se transmitían de unos a otros, al calor del fuego porque ya no se podía salir a cazar ni a hacer nada en el campo.
Por eso era tan importante conseguir fuego, para tener luz, podían fabricar sus herramientas a la luz del fuego sobre todo los cortos días del invierno. Va a ser una auténtica revolución.

Comentarios

Imagen de 1778535191@facebook
0

Interesante vídeo!! La verdad, hasta ahora tenía sólo una ligera idea. Nunca imaginé que se utilizaran otros instrumentos aparte de un palo y una tablilla de madera.

Imagen de SapeandoAdministrator
+1

Nos alegra mucho que te guste el vídeo, Salvador.
Un abrazo